martes, 8 de abril de 2008

Un oasis de transparencia


Gobernabilidad “gua’i” pese al proselitismo feroz

Estaban liberales y colorados, oviedistas y luguistas, patriaqueridistas y paisolidaristas. Y nadie habló de las bondades de su partido y las maldades del ajeno. Todos hablaron de un objetivo y un logro común: la transparencia y la gobernabilidad. Hablaron y demostraron que las practican. Fue ayer en Villarrica, cuando se lanzó el nuevo sistema de acceso a la información municipal de la capital guaireña.

En medio del fragor de las luchas proselitistas, cuando el país hierve con publicidades electorales que destrozan todo a su paso, en el contexto de una campaña electoral que polariza y vuelve maniqueos a todos, los “gua’i” dieron muestra de poder mirar por encima de las agresiones electoralistas y hablar de proyectos comunes, sin colores, pero con fuerte raigambre institucionalista y para absoluto beneficio de la ciudadanía.

Villarrica se convirtió ayer en el primer municipio del país que ha transmitido “on line” por internet un acto público de apertura de sobres de licitaciones públicas. Ante los ojos de los guaireños presentes en el acto, y ante los ojos de ciudadanos del mundo conectados a la red de redes mediante el sitio www.villarrica.gov.py. En el escenario no había banderas azules (del partido al que pertenece el Intendente Federico Alderete) ni coloradas (del partido al que pertenece el Presidente de la Junta Municipal, Oscar Serrán). Ni banderas de otros partidos. Sólo estuvo el logro común y el orgullo de los villarriqueños de dar, una vez más, una lección de transparencia en medio del mar de corrupción y oscurantismo que inunda la mayor parte de las instituciones públicas del país.

Crecer, pese a la vorágine electoralista

¿Por qué es importante todo esto? No sólo por la transcendencia de una iniciativa que privilegia el derecho de las personas a acceder a información pública. No solo porque Villarrica confirma su internacionalmente reconocida vocación por la transparencia pese a estar en el corazón de un país estigmatizado por la corrupción. Sino también porque se demuestra que en plena vorágine electoralista, el país no tiene por qué parar o las instituciones y las autoridades no tienen por qué descuidar los intereses de sus representados, y menos aún, no tienen por qué teñir de sus propios colores los actos y las gestiones de sus gobiernos.

Esta clase de gobernabilidad y apuesta por los intereses de la gente, de los ciudadanos, es lo que quisiéramos ver en los que postulan a otros cargos públicos, tanto nacionales como regionales.

Mientras los diarios se llenan de titulares de actos teñidos de proselitismo y colores partidarios en locales de entidades públicas; mientras candidatos de uno u otro color no tienen empacho de invadir instituciones del Estado para hacer campañas; mientras algunos discursos dicen “cuiden su olla” para infundir temor; mientras otros prometen que no practicarán a futuro el prebendarismo que no dudaron en ejercer en el pasado reciente; mientras se rechazan “pactos” y por detrás ya hay “ministerios asegurados”… mientras todo eso sucede, vemos, gracias a los villarriqueños, que otro Paraguay es posible. Un Paraguay que marche adelante y no se estanque en las luchas electorales. Un Paraguay que sea gobernable y transparente, más allá de los colores o las ideologías.

Como alguien dijo, en broma, en el blog respectivo de la comuna citada: “Somos gua’i, pero en este tipo de cosas, hacer todo al revés es hacer bien. Deberían aprender de nosotros”. Apoyo.

José María Costa

2 comentarios: